21° Festival de Cine Independiente de Buenos Aires (BAFICI)

#Argentina -A principios de abril de 2019 se llevó a cabo el Bafici con una nueva edición del mejor cine independiente abierto a todo publico. Estuvimos charlando con Juan Manuel Dominguez, programador del Festival. Te invitamos a conocerlo!

El periodista cultural, cinéfilo y programador del BAFICI -Festival de Cine Independiente de Buenos Aires-, Juan Manuel Domínguez, habló de los cambios en el evento y de las propuestas que se llevaron este año a la pantalla.

 “Lo mejor del festival siempre es la respuesta de la gente”

El festival inició en 1999 en las salas del Abasto Shopping como sede principal. En 2013 se mudó al Village Recoleta, donde permaneció hasta el año pasado. En su 21° edición, contó con el 29% de directores debutantes, una amplia exprimentación de géneros, y más de 300 películas -nacionales e internacionales- para ver. Además, como cada año, convocó al público a participar de sus talleres y conversaciones relacionadas con el mundo audiovisual.

¿Cómo viviste esta edición del festival?

Super bien. Funcionó muy bien la respuesta del público, estamos contentos con la mudanza a Blegrano, la mayoría de nuestros invitados ya está en su casa, así que todo salió bien.

¿Por qué decidieron mudar el evento al Multiplex Belgrano?

La mudanza es algo natural del festival, que va recorriendo la ciudad. Arrancó en Abasto, se pasó al Village, y por una serie de condiciones estamos acá en Belgrano. Nos generó un espacio nuevo, nos permitió hacer Maratón Bafici en Cabildo y Juramento. Se pudo hacer algo completamente distinto a lo que hacíamos siempre con respecto a salir a la calle. Se pudo tener 37 sedes y se vinculó con la ciudad de una forma diferente, que eso es lo que tiene de especial el Bafici también. Su vínculo con la ciudad.

¿Qué tan estimulantes te parecieron las propuestas de cine en comparación a otros años?

Uno intenta que sea lo más estimulante posible en su rol de programador. Pero después a uno le queda lo que el cine hace, y lo que uno tiene ganas de recibir del cine. Entonces es un proceso muy individual en ese sentido, a favor o en contra de las películas. Desde el equipo de programación intentamos que haya un panorama enorme, que se pueda ver más de 300 películas, en un cine argentino donde estrenan 400 películas anualmente. A partir de eso, uno ve cómo están las cosas, el cine argentino, internacional o de animación, por ejemplo. Es tan grande el abanico, que hay desde una opera prima japonesa protagonizada por cuatro nenes, a un documental sobre Tarkovski  -director decine soviético- hecho por un académico histórico. Uno intenta meter la mayor cantidad de puntos y fulgores distintos, con sabores y formas de cine diferentes.

¿Hubo algo en particular que te gustó de esta edición? ¿Qué fue lo mejor?

Lo mejor es que está por terminar y me voy a ir a casa a jugar a la Play (ríe). Bueno, lo mejor siempre es la respuesta de la gente. Sé que suena muy demagógico y torpe, pero es la verdad. Uno va a conocer a los directores que a veces son de Canadá, Japón o Estonia, y se forma un QNA, que es un preguntas y respuestas después de una película, y es maravilloso. Y uno siempre tiene miedo, como cuando invitás a la gente a tu cumpleaños y no sabes si va a venir. De repente tenes a un montón de personas haciendo preguntas, enojadas o no con la película, que eso no importa porque uno no necesita que la gente esté a favor de las películas, sino que la gente piense con las películas. A partir de eso se pone buenísimo. Ver las colas de gente para entrar a una proyección, la gente caminando por Cabildo y Juramento. Eso es estimulante.

+ INFO

Redacción: Nicole Giser